No tiene piernas, pero es un gran ejemplo de vida

0
113

Brayan Enrique Peña de 16 años de edad no ha tenido impedimento para ser útil, a pesar de haber nacido con problemas de locomoción en sus extremidades inferiores, haber enfrentado muy niño la muerte de la madre y tener un progenitor borracho. Así, ha sido ayudante de busetas y actualmente 

Sus manos lo son todo, con ellas salta ágilmente de la cama, alimenta y alista al caballo, trabaja sin quejarse y dice ser feliz.

No siguió el ejemplo del padre, a quien vio, siendo niño, vender todos los enseres de la casa para consumir licor. A su corta edad aprendió a elaborar el duelo ante la muerte de Rosiris, la mamá, y se crió al lado de seis hermanos.

Llegó a Turbo a vivir con la abuela porque un tío fue por él a Cartagena. A los 11 años empezó a trabajar en las busetas de servicio público del Eje Bananero, fue ayudante hasta el 2013, le daba miedo la posibilidad de morir en las llantas de algún carro y se dedicó a ser cochero en Chigorodó.

LEA TAMBIÉN | BRAYAN, EL GUERRERO DE URABÁ 

Gloria Amparo Rengifo lo recibió en su vivienda del barrio El Prado, le prestó un coche y lo quiere como un hijo más: «Soy feliz con él, espero darle lo mejor para que se quede con nosotros, es un niño muy activo, ha demostrado que puede salir adelante, por su manera de ser se ha ganado ese espacio en mi casa».

Brayan, quien soñaba tener un caballo, los ama, los cuida como lo más preciado del mundo, les habla con ternura y le recomienda a los compañeros que no los maltraten, baja con paciencia al río y se toma el tiempo necesario para organizar cada viaje.

“Me gusta madrugar, tomó los tragos, por mis propios medios organizo el coche y salgo a trabajar, tengo muchos clientes que me buscan, doy lo mejor de mí al prestar mis servicios (…) Es duro, pero es lo que me gusta, nada es imposible, sueño con tener un animalito propio, todos los días le doy gracias a Dios por las cosas lindas que hace por mí, lo más importante es que siempre estoy animado y con ganas de empezar un nuevo día«, expresó Peña.

Brayan, aunque es de pocas palabras, ha tenido momentos en los que le ha tocado empujar con su actitud positiva a quienes teniendo manos y pies sienten desfallecer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here