Campesino recicla lo que arrojan los viajeros

0
60

Eleuterio Pérez, campesino de 56 años de edad, desplazado por la violencia de la vereda Guasimito, Valencia (Córdoba), recorre a diario la vía Chigorodó – Carepa recogiendo la basura que los viajeros arrojan a la carretera.

Además, trabaja ocasionalmente en fincas bananeras, pero encontró en el reciclaje la forma de sostener a su esposa y dos nietos, a quienes cría como sus hijos: «Por la edad que tengo me cuesta trabajar en una finca. Siempre me ha gustado el trabajo de reciclador, recogiendo tarros en la vía, me rebusco para la comidita y la liguita».

Diariamente logra recoger hasta 50 kilos de plástico, lo que le representan máximo $20 mil: «En la orilla de la carretera se consigue mucho tarro. Mucha gente arroja basuras por la vía, depende del tiempo que me dure me puedo hacer 15 o hasta 25 mil pesos. En la inconsciencia de la gente que arroja la basura por la ventanilla yo encuentro mi sustento, muchas veces uno ve cuando la gente tira la bolsita con la basura desde el carro».

Eleuterio contó que en la vereda tenía algo de tierra y trabajaba la agricultura, pero un día, cuando menos lo esperaba, le tocó dejar todo: «Sembraba ñame, yuca, arrocito, maíz, de todo. Eso fue prácticamente una amenaza, porque se metía la gente que mandaba en el pueblo, que desalojáramos porque de pronto podríamos ser sapos de la guerrilla, así que tuvimos que abandonar la vereda».

En la labor, lo acompaña su hijo Gensy de nueve años de edad, quien cursa el grado tercero en la escuela El Bijao de Chigorodó y dijo sentirse orgulloso del papá.

El cuidador del medioambiente pidió conciencia a los viajeros: «Yo vivo de esto, pero ojalá que no arrojen las basuras a la orilla de la carretera porque eso da mala impresión en la vía».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here