Choque múltiple dejó dos muertos

0
22

Eran las 7:30 de la noche del domingo 18 de agosto cuando un fuerte estruendo alertó a los pobladores del sector de la Finca La Esmeralda en la vía Belén de Bajirá – Caucheras. Tres motocicletas con cinco ocupantes chocaron aparatosamente, al parecer dos de ellas estaban haciendo «piques» sin luces. Sobre la vía oscura, quedaron varios cuerpos ensangrentados y un joven levemente herido tratando de socorrer a sus compañeros.

«Fue algo impresionante, sentimos el impacto muy duro, nunca había visto algo así tan horrible, fue al frente de la finca y corrimos a ayudar. Uno de los cinco involucrados quedó vivo, empezó a auxiliarlos y pedía que los ayudarán, como pudimos los subimos a una camioneta que los llevó a todos hasta Bajirá», contó una testigo.

En el Centro de Salud de Bajirá, confirmaron la muerte de Luis Enrique Martínez Duarte de 38 años de edad, mientras que Luis Urango y Cristián Higuita de 15 años de edad, fueron remitidos de urgencia a la Clínica Panamericana de Apartadó, pero sufrieron complicaciones, por lo que la ambulancia ingresó al Hospital María Auxiliadora de Chigorodó, donde después de la reanimación, murió Cristián, y Luis fue llevado a la Clínica Panamericana, donde hasta el día jueves 22 de agosto, se encontraba en estado crítico.

Los cuerpos de Cristián y Luis Enrique fueron llevados desde Chigorodó y Bajirá hasta la morgue de mutatá, donde realizaron los exámenes post mortem.

LA ESPOSA SE HABÍA SUICIDADO

Luis Enrique trabajaba en un taller de bicicletas, motos y neveras en el sector La Era del Dragón de Chigorodó; dejó a una niña de seis años, quien también había perdido a la  madre Margarita María Martínez de 22 años de edad la mañana del dos de agosto del 2016 en una finca de la vereda Remigio de Chigorodó, cuando fue encontrada muerta colgada del techo de la habitación. Tal como lo registró La Chiva de Urabá en la edición impresa 493.

«Él estaba con la niña en Bajirá, estaba haciendo unos trabajos,  aprovechó para llevar la niña a donde la abuela, afortunadamente la había dejado en la casa porque pensaba quedarse amaneciendo allá, pero recibió una llamada y salió para Chigorodó», dijo un familiar.

Luis acostumbraba dejar a la niña pasar el fin de semana con la abuela: «Era un excelente padre, incluso para la niña de nueve años que era hija de la fallecida  también fue un padre. Era un ser humano servicial, y a pesar de que Margarita ya no estaba, siempre estuvo pendiente de la familia».

Las exequias de Luis Enrique se realizaron en Chigorodó, mientras que las de Cristián Higuita en Belén de Bajirá. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here