Con solo tres dedos es bachiller y trabaja en una platanera

0
27

Elver Antonio Nisperuza Carrasquiel de 21 años de edad, nació con tres dedos, y pese a que al principio sus compañeros de clase se burlaban, nunca agachó la cabeza; le ha demostrado a sus coterráneos que puede trabajar, estudiar y luchar por sus sueños.

Sus padres salieron de Unguía (Chocó) por culpa de la violencia, llegaron al corregimiento Zapata, Necoclí y empezaron una nueva vida.

«Me siento feliz como estoy, muchas personas hacen chistes pero eso nunca me interesa porque todos somos seres humanos y cada uno tenemos capacidades diferentes, tengo claras mis metas y que puedo luchar por mis propios medios», expresó Elver.

Con esfuerzo y la ayuda de su padres, Adriana Charrasquiel y Concepción Nisperuza, terminó el bachillerato, sus tres hermanos lo felicitaron por ser valiente luchador: «Fue muy difícil aprender a escribir pero lo logré, en ocasiones motivo a las personas que tienen sus cinco dedos para que estudien, nunca es tarde de capacitarnos y me siento feliz de ayudar a los demás».

Desde hace un año vive en San Juan de Urabá con uno de sus hermanos trabajando en platanera, en donde amarra y carga en una mula (un palo de balsa) al hombro cuatro racimos desde el campo hasta la empacadora.

«Tengo tres dedos y se puede trabajar sin robarle a nadie, las personas que tienen todas sus extremidades completas que aprovechen para ser personas de bien. Sueño con llegar a una universidad y ser administrador de empresas, no cuento con recursos pero de cada labor que hago voy ahorrando poco a poco para poder llegar a esa meta», sentenció Elver Antonio Nisperuza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here