Lo mataron en su propia casa

0
40

El viernes 5 de julio a las 7:00 de noche en la vereda Nueva Esperanza de la Comunal San Jorge de Nueva Colonia, Turbo, dos pistoleros llegaron a la casa de Waldo Enrique Bruno Yepes de 43 años de edad y uno de ellos le disparó en repetidas ocasiones.

Los vecinos escucharon huir a los desconocidos de la propiedad de Bruno Yepes, y cuando los primeros curiosos llegaron lo encontraron sin vida en un extremo del patio.Algunos familiares avisaron a las autoridades.

Al lugar se trasladó personal de una funeraria, quienes crearon el álbum fotográfico y trasladaron el cuerpo a las 10:00 de la noche a la Morgue de Turbo. Al día siguiente, agentes de la Policía llegaron a la vereda a hacerles preguntas a los familiares.

La Chiva de Urabá conoció que Bruno, horas antes, estuvo fumigando en la Finca San Agustín, terminó las labores sobre el medio día, almorzó y se dirigió al corregimiento de Currulao, llegó a la casa alrededor de las 6:45 de la noche y 15 minutos más tarde lo asesinaron.

«No sabemos qué pasó, nunca tuvo amenazas o problemas», fueron las palabras de Margarita González, compañera sentimental de Waldo.

Por su parte, Elkin Benítez, amigo de la víctima, afirmó: «Estamos confundidos, nunca lo vimos pelear con nadie, teniendo alguna discusión o algún problema, esto es muy raro, no sabemos qué pasó».

«AMABA A MIS HIJOS»: ESPOSA

Dejó dos hijos biológicos en Montería. Sin embargo, desde hace 17 años se enamoró de Margarita González y le ayudó a criar a sus seis hijos: «Era muy responsable, amaba a mis hijos, siempre estaba contento, nunca me dejó sola, siempre me apoyó en todo, soñaba con salir adelante y ser una gran familia», dijo la esposa.

Llevaba cerca de 14 años en la vereda Nueva Esperanza, le gustaba trabajar en parcelas. En la Finca San Agustín fue donde laboró más años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here