Psicólogo chigorodoseño murió de diabetes | “No tenía coronavirus”: familia.

0
804

“No tenía coronavirus”: familia.

Sobre las 10:00 de la mañana del domingo 22 de marzo, murió en la Clínica Panamericana de Apartadó, de varias afecciones de salud ligadas a la diabetes, Ricardo Perea Castaño, conocido psicólogo y docente chigorodoseño, a quien de cariño llamaban ‘Richard’.

Fueron muchos los rumores que giraron alrededor de la muerte del profesional, especialmente los que apuntaban a que había muerto por el COVID-19. Sin embargo, esto fue desmentido por los familiares, quienes le dijeron a medios de comunicación que ‘Richard’ era hipertenso y diabético, y en los últimos días presentó complicaciones.

En enero ingresó por urgencias al Hospital de Chigorodó con hipotensión, y el martes 17 de marzo ingresó nuevamente por tres horas, fue dado de alta y fue internado nuevamente el viernes 20 de marzo.

La familia también aclaró que en ningún momento presentó síntomas de la pandemia.

En su último ingreso al Hospital, tenía la presión alta y problemas respiratorios, por lo que después de suministrarle oxígeno fue remitido a la Clínica Panamericana, donde al llegar fue reanimado e intubado.

Coomeva EPS a la que se encontraba afiliado ‘Richard’, solo tiene convenio en Promedan IPS de Apartadó, por lo que en la Panamericana fue enviado a este centro asistencial. Sin embargo, después de gestión realizada por la Secretaría de Salud, fue recibido nuevamente en la Clínica.

Allí pasó el sábado, y al día siguiente murió después de que según los médicos, la mayoría de sus órganos empezaran a fallar. El cuerpo fue entregado, y sin velarlo fue sepultado sobre las 02:00 P.M. en el cementerio de Chigorodó.

Nilson Heredia, amigo cercano del fallecido, lo recordó como un excelente ser humano: “El típico hombre con alma de niño, muy social, pero muy selectivo para hacer amistad o hablar sus cosas. Iba mucho a mi consultorio a hablar de la profesión y cosas personales. Era muy profesional, responsable, tranquilo. Se va un ser humano muy bello y especial, en el género masculino hay tanto machismo, que no se permite que el hombre sea suave, tranquilo”.

El también psicólogo dijo que era un excelente profesional y descomplicado: “Muy técnico, un duro para el diseño gráfico y las artes plásticas. Decía que no arriesgaba su frescura por una pinta, no le importaba brillar sobre la gente, solo vivir tranquilo. Un hombre sensible, le gustaba la primera infancia y la psicología comunitaria, muy sensitivo a lo que viven las familias colombianas relegadas en las fincas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here