Se suicidó en un colegio abandonado

0
51

Con una misa en la iglesia del barrio Vélez de Apartadó, fue despedido el jueves 30 de enero a las 10:00 de la mañana, Celso Wilmar Moreno Córdoba de 43 años de edad, quien se quitó la vida colgando de una cuerda la noche del lunes 27 de enero, en las antiguas instalaciones del Colegio San Sebastián de Chigorodó.

Según familiares, un compañero del cambuche del lugar donde vivía, contó que todo el lunes se la pasó llorando y decía que se iba a matar, pero él amigo se desentendió: «En la noche lo esperaron y no apareció. Al otro día el amigo se fue a buscarlo donde le había dicho que se iba a matar y allá lo encontró colgado en una pita», contó una sobrina del fallecido.

La familia presume que la depresión lo habría llevado a tomar la fatal decisión: «La mamá murió el año pasado, y la depresión lo tiró a la calle, andaba en las drogas, dormía en los andenes. Él ya consumía, pero con la muerte de la mamá se descontroló más», dijo una cuñada.

Un hermano contó que lo visitaba periódicamente desde que se fue para Chigorodó: «Mi hijo le decía que se viniera para Apartadó, que él le pagaba un arriendo, tenía sus cositas. Era un pela’o muy decente, no se metía con nadie, y muy trabajador. Tenía una colchoneta donde dormía, y había basura, estaba barbado».

FUE VELADO EN LA CASA DEL HERMANO CON EL QUE VIVIÓ CASI TODA SU VIDA EN EL BARRIO OBRERO BLOQUE TRES DE APARTADÓ.

Celso nació en Bagadó (Chocó), era el menor de 36 hermanos, y hacía 32 años había llegado a Urabá. Trabajó en fincas bananeras, hace cinco años se fue a vivir con la mamá a Chigorodó y se dedicó al reciclaje, pero desde hace un año que murió la madre el problema de drogas aumentó, y actualmente vivía en las instalaciones abandonadas del Colegio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here