Sobrevivió a un machetazo que le perforó el cerebro

0
31

Más de seis meses lleva recuperándose el turbeño Estiven David Silgado Gallo de 19 años de edad; quien el 31 de octubre de 2018 recibió un machetazo en la cabeza que, según los médicos, lo dejaría en estado vegetal, pero con el apoyo de su familia y fe en Dios se levantó en contra de los pronósticos.

“ME PARÉ POR LA MISERICORDIA DE DIOS”

El joven recuerda poco de la noche en que estuvo a punto de morir: “Solo recuerdo que discutí con alguien, nos agredimos y dentro de esas agresiones yo recibí un machetazo en la cabeza. Caí inconsciente, convulsionaba, el espíritu se me fue, escuchaba las voces de la multitud, de la gente que decía ‘manito no te mueras’, las escuchaba lejos, me sentía como en otro mundo. Me llevaron en moto al Hospital, mis pies descalzos se arrastraron por la carretera”.

Llegó al Hospital Francisco Valderrama con hemiplejia, parálisis de un lado del cuerpo causada por lesión cerebral o de la médula espinal; recordó que lo iban a dejar morir:
“En el Hospital no me pararon bolas, mi tío dijo que buscaran una ambulancia sin importar el costo, a la media hora llegó. Ahí no me hicieron nada, solo me envolvieron la cabeza y me pusieron tranquilizante”.

“BOTÉ SESOS POR LA MANGUERITA DEL DRENAJE”

Después de 30 minutos de rogar por una ambulancia y ofrecer pagar el servicio, la familia consiguió llevarlo a la Clínica Panamericana: “Las doctoras decían ‘este joven se nos muere’, nunca habían visto en la Panamericana un machetazo con profundidad de tres centímetros, me destrozó la masa encefálica, boté sesos, por la manguerita del drenaje pasaban los pedacitos y perdí cuatro litros de sangre”.

ESTUVO DOS DÍAS EN COMA, LOS MÉDICOS EXPRESABAN QUE QUEDARÍA EN ESTADO VEGETAL

“Me lavaron y me cocieron mientras llegaba el neurocirujano, después escuché que dijeron ‘doctora, descósalo que él tiene sesos, vidrios y tierra adentro, remítalo a cirugía’. Escuchaba decir ´ese muchacho no es más de ahí, su hijo no va a poder orinar ni ensuciar, la mano se le va a secar y va a quedar en silla de ruedas o en la cama’. Mi mamá lloraba, eso me dio mucha tristeza, me encomendé a Dios, oraba todos los días”.

Salió de la UCI, y estuvo 28 días hospitalizado por infección en los dedos, en las heridas producidas por el pavimento, según los médicos, requerían amputación.

Además de las dificultades físicas, la novia lo dejó: “Se aburrió de mí o le daba mucha tristeza, estuvo pendiente de mí como un mes y le doy gracias. Hablaba con ella, le rogaba que volviéramos pero me sacaba excusas, ya no quería venir a visitarme, ni aunque mi mamá le dijera que yo estaba llorando porque la quería ver, no le importaba”.

NO VOLVIÓ A LAS TERAPIAS PORQUE QUIENES LO GUIABAN ERAN MÁS NEGATIVOS QUE ÉL:

“Me estaban matando psicológicamente, me decían que no iba volver a pararme de la cama, se me iba a secar la mano, que no iba a poder hablar más porque el machetazo me dio un derrame cerebral y una parálisis. Ahora se me dificulta hablar un poco, pero me siento más recuperado, la mano ya la muevo por las terapias en mi casa”.

SE CONGREGA EN LA IGLESIA PRIMITIVA

«El pastor Bartolo vino aquí y oró por mí, me dijo ´levántate de esa cama´ y yo me paré por la misericordia de Dios. Gracias a él y al Espíritu Santo que lo tocó me paré de la cama, temblando, pensaba que no lo iba a lograr, pero Dios me dio fuerzas, yo sentía que me paraban, eso fue algo maravilloso. Estoy caminando por la misericordia de Dios, porque él es grande, tengo la fe en él, la fe debe ser más grande que uno. Ese positivismo y la fe en Dios es lo que me tienen de pie y mis familiares que han sido un apoyo, mi mamá es una guerrera”.

ESTIVEN PACTÓ CON DIOS QUE NO TOMARÍA REPRESALIAS CONTRA SU AGRESOR

“Desde que me levanté de la cama ya no seguí llorando, me siento bien, gracias a la misericordia de Dios. Yo vivía la vida muy acelerada, tomaba a cada ratico; jóvenes no vivan así”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here