Tragedia en el Río Mutatá

0
78

Tres personas muertas

Una creciente súbita sorprendió a quienes disfrutaban del río Mutatá, sobre las 4:00 de la tarde del domingo dos de junio; aunque en el lugar no estaba lloviendo, una borrasca con lodo y palos que venía desde la parte alta del río, arrastró a la familia Arteaga.

Algunos fueron rescatados minutos después con vida, mientras que las mellizas Ibeth Yulissa y Liseth Paola Arteaga Palacio de 19 años de edad y Antonio José Herrera Hernández de 12 años, primo de su medio hermano, murieron ahogados.

En un vídeo publicado por La Chiva de Urabá, se observa a Rubén Elías Arteaga, hermano de las mellizas y otra bañista aferradas a una piedra hasta que fueron recatados por el Cuerpo de Bomberos de Mutatá:

“Se encontraban (…) compartiendo un baño, un sancocho a la orilla del río. Fueron cinco personas arrastradas, se recuperaron dos con vida, en el momento había más turistas, con el apoyo de ellos, la Policía, Defensa Civil y algunos miembros del Cuerpo de Bomberos se pudieron rescatar”, dijo Hermes Cañaveral director de Bomberos.

Los socorristas, entre las 6:00 y 7:00 de la noche recuperaron el cuerpo de Ibeth Yulissa.

El joven que sobrevivió estaba recién llegado de Bogotá, vino a pasar vacaciones y tuvo que ser hospitalizado: “Estaban con la familia Arteaga, familia por parte del papá. Al salir del agua Rubén se hizo en un arbusto, nervioso de haber visto a sus hermanitas ser arrastradas. Esa noche se salió del Hospital intentando llegar al río a buscarlas. Él no habla, no dice nada, pasar por una situación así, es muy duro”, señaló un familiar.

LEA TAMBIÉN | CINCO DÍAS DESPUÉS ENCONTRARON LOS CUERPOS DE DOS VÍCTIMAS DEL RÍO MUTATÁ

La Chiva de Urabá habló con una de las hermanas de las mellizas, quien recibió la mala noticia a las 5:00 de la tarde: “Hablé con ellas el viernes por vídeo llamada. No es porque sean mi familia, pero niñas como esas en esta juventud no hay, de la casa al colegio, unas niñas muy juiciosas”.

Un tío de las jóvenes las recordó como buenas estudiantes: “Hablé el viernes con Paola y ayer hablé por teléfono con Yulissa cuando iban en camino para allá. Paola, la que no han encontrado, era muy animosa, recochona y risueña, la otra sí era más opacada, pero todas dos eran buenas muchachas y muy entregadas al estudio”.

Las niñas eran la tercera y cuarta de cinco hermanos, estudiaban en el San José Obrero de Apartadó y vivían en el Obrero Bloque Dos de la misma localidad, con un tío, un primo y los hermanos. Paola, además, cursaba una técnica en el SENA y trabajaba en un puesto de comidas rápidas los fines de semana.

Hasta el 5 de junio, los cuerpos de Liseth Paola y Antonio José continuaban siendo buscados por dos grupos, uno río abajo y el otro desde la desembocadura del Río Mutatá, mientras que el cuerpo de Ibeth Yuliza reposaba en la Morgue de Mutatá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here