Vientos huracanados hicieron estragos en Urabá

0
25

Durante la noche del sábado 29 de junio y la madrugada del domingo 30, un fuerte vendaval acabó con parte del techo del colegio del corregimiento El Dos, de Turbo y el resguardo indígena El Volao, de Necoclí; emergencias en jurisdicción de Riosucio (Chocó), entre otros sitios.

En El Dos de Turbo, aunque no hubo personas lesionadas, las pérdidas materiales son incalculables, el 70% de la población resultó afectada por los estragos sucedidos a las 9:00 de la noche del sábado 29 de junio.

Los vientos provocaron la caída de árboles, daños en redes eléctricas, casas inundadas, tejas de eternit destruidas. La Iglesia Divino Niño y el colegio fueron víctimas del huracán que azotó la comunidad por eternos cinco minutos.

Manuel Salvador Medina, presidente de la Junta de Acción Comunal del corregimiento El Dos; informó que 59 casas fueron afectadas y de los 1.500 habitantes alrededor de 1.000 sufrieron pérdidas. El reporte de los daños fue entregado a la Cruz Roja y esperan ayuda del Gobierno: «Se dañaron colchones, televisores, neveras, licuadoras y muchos enseres más. El huracán fue tan fuerte que recorrió el pueblo y regresó, menos mal duró poquito. Ningún funcionario de la Alcaldía llegó a visitarnos, se dañaron más de 800 hojas de eternit. Nos sentimos abandonados, hay personas de escasos recursos que requieren de una atención».

Fincas plataneras sufrieron pérdidas, entre ellas la de Mauricio Guzmán, quien meses anteriores pidió un prestamo con la comercializadora y perdió el 20% de la producción: «Estamos a tres meses de la cosecha y lastimosamente también sufrimos por estos vientos, la empacadora y un kiosco presentaron daños, ojalá nos podamos recuperar pronto», dijo el afectado.

Campaña para reconstruir el templo:

El periódico de la Diócesis de Apartadó Fe Viva, comenzó una campaña para restaurar el techo del templo y vigas antiguas con gran deterioro.

El sacerdote Carlos Emilio Morales, informó que se levantaron y se rompieron tejas, el machimbre quedó totalmente deteriorado. Las paredes y el piso muy sucios por los desechos de los murciélagos e instó a los feligreses a hacer donaciones para el arreglo.

FE VIVA pide a quienes quieran ayudar llamar al sacerdote al celular 314- 886-44-68

EN EL VOLAO FUE EN LA MADRUGADA

Un árbol cayó sobre una casa

A las 3:00 de la mañana del domingo 30 de junio, la comunidad indígena de El Volao, Necoclí; se levantó sacudida por fuertes vientos que llegaron con la tormenta dejando desolación a su paso, como hizo con la vivienda de Leidys Baltazar Suárez, quien perdió todo el techo y se le mojaron los enseres: «Fue tan duro ese estruendo que las hojas de eternit volaron más de 100 metros, se escuchó un ruido muy fuerte y contamos con la buena suerte que no hubo heridos», expresó Daniel Rengifo, habitante del sector.

El Cuerpo de Bomberos de Necoclí, le recomendó a las comunidades rurales revisar y amarrar adecuadamente los techos para evitar que estos acontecimientos se repitan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here