Editorial | ¡Hey pela’os!

0
105

EDITORIAL | La Chiva de Urabá


No hay reunión de seguridad, consejos de gobierno, tertulias políticas, reunión de padres, profesores, juntas comunales, en donde la agenda no la ocupen las batallas campales de jóvenes pandilleros, que a algunos se les da por llamarlos jóvenes en riesgo o conflicto juvenil, para darles estatus de beligerancia, como cuando se habla de paramilitares o guerrilleros. 

Los municipios del Eje Bananero se llenaron de jóvenes muertos de 14 años en adelante, casi niños, otros quedan mutilados a filo de cuchillos y machetes, los cuales usan como verdaderos profesionales peleoneros del bajo mundo.

También caen víctimas de grupos armados al margen de la ley, que incentivan las ollas del vicio, o los utilizan como mulas, o expendedores y les cobran con la vida cuando se fuman más allá de la ganancia, o se pasan de la raya al robar para consumir cada día más alucinógenos fuertes.

Esos jóvenes bautizan a sus combos, como “Los Agrestes”, “Los Pamperos”, “Los Pan Pan”, “Los Yenya”, “Los 96″, “Los Chalet”, “Los del Gaitán”, “Los Zombis”, “Los Intocables”, buscando reconocimiento social desde la maldad, son herederos de la violencia guerrillera y paramilitar que a muchos les arrebató familiares.

Ellos hacen esfuerzo por hacer la paz, pero a veces esas intenciones llegan hasta que se fuman o se parrandean hasta el punto que se les borra el Disco Duro.

Para ellos hasta ahora solo ha existido el garrote con poca zanahoria. El Estado no tiene como judicializarlos, no hay reclusorios en la región, ni hay alternativas de resocialización.

Quedamos a expensas de lo que hagan las congregaciones cristianas, la Policía de Infancia y Adolescencia desde las oficinas de la juventud e institutos de deporte, quedamos a expensas del despertar de la conciencia de los pelaos, para que derroten el vicio con ayuda del gobierno o sin ella.

¡Hey pela’os, vivan!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here