Editorial | Un gran favor a la justicia

0
70

EDITORIAL | La Chiva de Urabá


El Fiscal más cuestionado del ente investigador desde la existencia de la Fiscalía General de la Nación, creada por la Constitución de 1991, Néstor Humberto Martínez, le hizo un gran favor a la también cuestionada justicia colombiana al hacerse a un lado de su cargo, tomando como pretexto la decisión de la Justicia Especial para la Paz de no extraditar al guerrillero desmovilizado Jesús Santrich, en decisión dada a conocer en la tarde del 15 de mayo.

Rescatable que la renuncia haya sido irrevocable por el bien de la justicia y aunque no sabemos si el nuevo Fiscal será persona de bien, lo cierto es que hay la necesidad que La Fiscalía recupere su buen nombre.

El Fiscal en medio de la coyuntura expresó: «Este desafío al orden jurídico no será refrendado por el suscrito, mi conciencia y mi devoción me lo impiden, por ello he presentado mi renuncia como Fiscal General de la Nación», y como si estuviera en campaña política para un cargo de elección popular, incitó a los ciudadanos a movilizarse, según él, por el restablecimiento de la legalidad. Además, llamó a las pruebas contra Santrich como «concluyentes» e «inequívocas».

No se trata de si Santrich delinquió o no después de la firma de la paz, es que el Fiscal quien dice amar y defender la institucionalidad tenía que apelar el fallo de la JEP como lo hizo El Procurador, o abrir un proceso por narcotráfico en Colombia contra Santrich si esas pruebas que dice tener son concluyentes, pero mejor aprovechó la coyuntura para salir por la puerta grande y tirando cortinas de humo de su actuación a favor de Odebrecht y demás entramados en los que estaban su afectos.

En buena hora se fue el Fiscal, un gran favor a la justicia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here