Opinión | ¿Ángel o extraterrestre?

1
78

OPINIÓN | VIDAL VIVAS


Hace pocos días, recordé que en un verano de 1985, o 1986 mientras estaba en mi casa en el corregimiento de Currulao – Turbo, mire hacia el cielo y específicamente miré hacia el sol.

Y en medio de la distancia vi un «ángel», tocando una trompeta por unos minutos, luego las nubes empezaron a pasar y el sol se abrió como un portal intergaláctico, vi allí una especie de árbol parecido al de la moneda de quinientos pesos colombianos. Luego el ángel partió hacia adentro del sol, se cruzaron unas nubes, desapareció y el sol volvió a estar normal.

Siempre me pareció raro eso que vi en el cielo, y desde entonces he cargado con el interrogante todos los días de mi vida. ¿Por qué vi lo que vi? ¿Por qué yo?
Años más tardes, luego de ver Historias de Alienígenas Ancestrales en el canal de televisión History Chanel, me ha asaltado otra duda: -¿Era un «ángel» o «extraterrestre» lo que vi esa mañana de verano? ¿Es el sol un portal intergaláctico que lleva a otra dimensión? No lo sé aún. Y de seguro que no lo sabré nunca.

Lo único que sé es que en el Apocalipsis capítulo 7, versículos del 2-4, la Biblia dice: «2 Y vi otro ángel que subía del nacimiento del sol, teniendo el sello del Dios vivo: y clamó con gran voz a los cuatro ángeles, a los cuales era dado hacer daño a la tierra y a la mar.

3 Diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que señalemos a los siervos de nuestro Dios en sus frentes.

4 Y oí el número de los señalados: ciento cuarenta y cuatro mil señalados de todas las tribus de los hijos de Israel».

Lo anterior, hace parte del inventario de mis acontecimientos místicos, donde las explicaciones lógicas se quedan cortas.

Lo cierto, es que de acuerdo al Apocalipsis, las 7 trompetas de los Ángeles sonaran al final de los tiempos, y con tanto calor que está haciendo por éstos días ya uno no sabe sí el final del mundo será sancochándonos a todos con el sol.

De todas maneras a grandes y chicos los invito mañana a sembrar un árbol donde quieran para salvar el planeta del calentamiento global, estoy seguro que Jesucristo no se va a poner bravo, ya que el salmo 91, hace alusión a la protección de todos los peligros (incluidos fenómenos naturales). «El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente».

Sin árboles no hay sombra, que regule estás altas temperaturas en nuestros hogares. Los árboles son el mejor «aire acondicionado» para el ambiente y nuestros entornos protectores.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here