Opinión | Magisterio de Urabá

0
177

OPINIÓN | TOMASA MEDRANO RAMOS

Docente y líder afrodescendiente de Turbo


Este prestigioso gremio del cual me siento plenamente agradecida y orgullosa es el motivo primordial de este artículo; tomando como pretexto que este 15 de mayo se celebra el día del maestro, o del educador, como se le quiera llamar al guía, orientador, potenciador de cualidades, descubridor de talentos, impulsador y diseñador de proyectos de vida, transformador de realidades, guerrero, luchador… y demás cualidades que denotan compromiso y empuje.

El magisterio de Urabá tiene unas características muy diferentes a las del resto del País, precisamente porque nos ha tocado vivir a la par de la comunidad toda esa historia de violencia que ninguno desea repetir. Nos tocó en ocasiones abandonar veredas y sitios de trabajo por el temor a perder la vida en medio del conflicto.

También salimos desplazados de los territorios, nos tocó llorar la pérdida de amigos, familiares y vecinos. Pese a eso siempre hemos tenido un discurso de amor a la vida, respeto por las diferencias, haciendo uso de la creatividad tomamos del entorno inspiración para no desfallecer y continuar realizando esta labor que dignifica la vida.

Ser docente en Urabá es soñar con sociedades incluyentes, tener la esperanza en las nuevas generaciones y saber que en nuestras manos esta parte de la responsabilidad del cambio y las transformaciones que se requieren en una zona tan prodigiosa como esta.

Reconocer a los niñ@s y jóvenes que llegan a las aulas, cargados de una historia particular, huérfanos, victimas, desplazados, familias desarticuladas, algunos han perdido las esperanzas y llegan a la escuela buscando otras posibilidades que les devuelvan la alegría, el derecho a vivir tranquilos sin el temor de que se vuelva a repetir ese capítulo.

Tenemos un gran reto y no hemos sido inferiores a él, pues hemos sido defensores de nuestros derechos y nos hemos ido cualificando para realizar mucho mejor esta tarea formativa, asumir y enfrentar retos, acompañar los procesos de las comunidades y articulados con las entidades e instancias tratamos cada día de aportar ese granito de arena en el intento de lograr una mejor convivencia en medio de las diferencias.

Somos admirados y reconocidos por la capacidad de liderazgo y de luchas reivindicativas, alegres, buenos deportistas, creativos, emprendedores, dignos de admirar y lo más importante. siempre estamos abiertos a los cambios, en formación permanente y pertinente, hablamos siempre bien de esta región, porque la amamos y la llevamos en el corazón y aunque la mayoría no nacimos aquí, llegamos para educar y terminamos envueltos en las maravillas de esta región.

Feliz día, maestr@s.

Artículo anteriorMujeres con acento venezolano le vaciaron el cajón
Artículo siguienteOpinión | Cosas
Leer a Tomasa Medrano
Nacida en Vigía Del Fuerte, Antioquia, el 18 de septiembre de 1966. En el hogar del agricultor Bonifacio Medrano Pertuz y la maestra Carmen María Ramos. Es Docente de la Catedra de Estudios Afrocolombianos en la I. E. Turbo, Directora de la Red Kambiri, Dirigente activa de Coomeva y desde hace más de 5 años es columnista del periódico La Chiva De Urabá. Tomasa tiene 34 años de experiencia en la docencia y 18 años en el sector rural, donde asumió el liderazgo en procesos organizativos. Hace más de 30 años defiende los derechos humanos de las comunidades negras y de género. Disfruta ser docente y considera esta una profesión para contribuir en la transformación de sociedades más justas y equitativas. Es licenciada en Geografía e Historia de la U De A, con especializaciones en Gestión de Procesos Curriculares y Docencia Universitaria. Ha sido galardonada como Antioqueña de Oro en 2001, Antena de Oro al mérito Educativo por la emisora Antena Stereo, entre otros. Ha participado en eventos nacionales e internacionales. Invitada especial y conferencista (Ecuador, Venezuela, Panamá, Honduras, Holanda, Brasil y China).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here