Opinión | Odios y amores electores

0
136

 

OPINIÓN | JAIRO BANQUETT

Comunicador social periodista 

La actual coyuntura política saca a flote los odios y amores entre nuevos y viejos aliados y contrincantes, hasta el punto de sacar del camino por la vía judicial a los competidores.

Esta campaña deja preso a Ángel Absalón Andrade Rodríguez «Americano», quien fuera conductor escolta de Edgar Payares y Eleazar. El primero, Payares, candidato y exalcalde de Chigorodó, permanece con detención domiciliaria, y al momento de circular esta columna, Eleazar Palacio atendía cita en la Fiscalía, en requerimiento del que no habían trascendido sus causas.

Hasta hoy, en Chigorodó es donde más se han exacerbado los odios viscerales, y eso que Daniel, Higuita y Eleazar han comido en el mismo plato con Payares y Agustín.

En Turbo se quedaron esperando la captura o condena de William Palacio, quien enfrenta un proceso judicial desde el año 2014, pero que no lo inhabilita. Contra Edgar Morales todos los días prendían velas a los santos con tal de que estuviera inhabilitado, porque supuestamente no renunció un año antes de las inscripciones, sino de las elecciones, como secretario de Educación, y en contra de Felipe Maturana y el profe Machado se han tejido historias para enlodar sus nombres.

En Carepa se escuchan rumores malquerientes contra los candidatos más opcionados por las fuentes de sus finanzas, y hubo cacería de brujas al momento de los avales.

En Apartadó se ha caído en prácticas que rayan en lo vulgar y desmeritan la condición humana, como el hecho de hacer ver al candidato Héctor Rangel como retrasado mental, utilizando para ellos expresiones con aparente respaldo científico, hacer bullyng porque el candidato se equivocó al momento de responder una pregunta o dar una apreciación, y han pretendido inmiscuirse en su vida privada.

A Felipe Cañizález sin ningún tipo de argumentación le han inventado el slogan de la doble moral, y desde que inició el gobierno de Eliécer Arteaga y Henry Palacio en el IMDER quisieron borrar todas sus obras en el deporte, pararon y le pusieron reparos a la pista atlética Caterine Ibargüen, al diamante de béisbol, dejaron perder la cancha de bicicross, dañaron el piso sintético del coliseo y pretendieron quitar la cancha sintética del Estadio.

Pero no contentos con eso demandaron a Cañizález por un pecado del exgerente Gustavo Noche (Q.E.P.D.), quien hizo un contrato de transporte verbal en el año 2010, cuyo fallo salió cuando ya Cañizález no era gerente, y quienes deben responder por la acción de repetición serían los gerentes Carlos Burgos y el propio Henry Palacio. La denuncia no inhabilita a Cañizález, pero necesitaban el show mediático y calculado a mansalva a cambio de ganancias deshonestas electorales.

Estoy seguro que, sin el debate electoral, ni «Americano» ni Payares estuvieran preso, ni Eleazar fuera indagado, William fuera querido por todos sus «Pollitos» que hoy le compiten, nunca se hubiera hablado de inhabilidad para Edgar Morales, ni se hubiera dudado de la honorabilidad de Ariel, Maturana, ni Machado. Rangel fuera el negro bonachón que conocemos y Cañizález siguiera siendo un destacado periodista o todos seguiríamos hablando de su gran gestión en el deporte, tampoco lo relacionarían con los Char, ni periodistas prepago le jodieran la vida. Pero dentro de cuatro años veremos a los hoy amigos sacarse los trapitos al sol.

Ahora sabrán por qué no he estado activo en este zafarrancho electoral. Sin embargo, he sido presa de odios y amores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here