Joven de 15 años cayó del segundo piso del Cementerio

0
19

La tarde del sábado 14 de diciembre, Andrea Carolina Zuluaga de 15 años de edad, acompañaba amigos y familiares a darle el último adiós al docente del Colegio San Francisco de Asís, Rolando Mosquera. Al llegar al cementerio de Apartadó, ella, algunas compañeras y los de la funeraria, subieron a llevar las ofrendas florales hasta la bóveda donde depositarían el féretro, pero dio un paso en falso y cayó al vacío.

La estudiante quedó inconsciente y hoy se encuentra con movilidad reducida a causa de dos fracturas en la cadera, laceraciones en brazos y rostro.

«Yo llevaba un ramo de flores de los que regalan a la familia del difunto. Era primera vez que yo subía, no me fijé si había algún hueco, seguí caminando, cuando doy el paso con mi pierna izquierda me fui hacia el vacío, intenté agarrarme y me raspé el brazo, cuando caí sentí el golpe fuerte», relató la menor.

Según los testigos, reaccionó en medio de la multitud que murmuraba que no sabía cómo había sobrevivido a la caída de más de tres metros de altura: «A mi lado había una enfermera de la Clínica Chinita, me dijo que le señalara dónde me estaba doliendo, intenté levantarme y mis piernas no respondieron, le dije que me ayudara que no las sentía, al ratico pude mover la pierna derecha, pero la izquierda no, me dolía mucho la cadera y la columna», recordó.

Andrea fue llevada en ambulancia a la Clínica Panamericana, donde le descubrieron la primera fractura en la pelvis: «Me pusieron droga y al otro día me dieron de alta, el domingo en la noche estaba acostada y tuve que ser llevada a la Clínica nuevamente porque me dolía mucho la cabeza, se me hincharon los ojos».

En el segundo ingreso le realizaron una segunda radiografía, donde detectaron otra fractura en el hueso que se une con el fémur, que provoca que los tendones no le respondan. Por lo que según el diagnóstico, deberá pasar un mes en cama, otro intentando dar pasos y dos más usando caminador.

“Por culpa de ellos estoy desde el 14 de diciembre en cama, me tienen que auxiliar con todo, debo usar pañales, me tienen que bañar y hacerme todo, no puedo moverme. Pude haber caído boca abajo y perder la vida. (…) No queremos dinero, solo queremos que pongan el Cementerio en buenas condiciones, está podrido, así como cogen tanta plata por un entierro que lo arreglen», solicitó la afectada.

A la petición se unió su tía Dalida Flores, quien aseguró que la próxima vez podría haber una persona muerta: «Sabemos que todos los días hay entierros y visitantes, no hay un barandal, no hay un muro, no hay algo que nos permita decir ‘Es que de aquí no puedo seguir porque no continua la plancha’ (…) Por favor las personas que se encuentran a cargo del Cementerio, organicen la infraestructura, pónganle seguridad, inviertan dinero, haciéndolo más seguro para los visitantes».

Los administradores del lugar no se han pronunciado sobre el hecho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here